martes, 15 de octubre de 2013

Días malos.

Hoy quiero hablar de los malos días, de los malos ratos, de las malas semanas, de las temporadas de “capa caída”

Siempre doy a conocer mi lado más positivo, mi lado más dulce, amoroso y a veces, un poco el irónico. Y a ver…vamos a ser sinceros, me considero una persona de lo más normal, dentro de lo relativo que puede ser el concepto normal, pues corriente, ya me entiendes, y como tal tengo malos ratos, malos días, malas semanas y ni sé cuanto más.


Reconozco que en los días malos, todo me cuesta más, estoy muchísimo más sensible, me vuelvo totalmente impaciente, de repente todo tiene una razón para molestarme y parece que aunque pasen las horas del día, el rato, la semana… no acaba. Así que sí, sigo en la normalidad ¿verdad?, al menos sé de otros cuantos a quienes también les pasa.

Con todo esto lo que quiero decir es que vivan los días malos. Sí ¡QUE VIVAN! En el momento es más que nada frustrante, triste, desesperante, agobiante… pero también me gustan, también los quiero. En ellos no dejo de recordarme que me los merezco. Que estoy mal porque tengo que estar mal, todo esto lo digo con razones de peso y a veces, pues también sin ellas. No siempre vamos a estar igual de bien.

Indiscutiblemente hay cosas que nos hacen estar tristes, mal, desanimados, no me preguntes por qué, pero todos sabemos que es así, así que cuando te pase, ese día, ese rato, esa semana… No te preocupes, es NORMAL y SANO. Permítete vivirlo como tal, un momento malo. Llóralo, enrabiétate, haz tal y como lo sientas (siempre dentro de unos límites, aunque no hace falta que te lo diga). Todo tiene su momento, al final todo acabará pasando.

Hoy no es un día malo.

4 comentarios:

  1. Claro que eres una persona normal y sana porque la salud mental no significa estar siempre bien, sino estar en concordancia con las cosas que nos van ocurriendo, con nuestra experiencia vital. Así que hay que darse permiso para llorar y estar triste cuando corresponde. Lo importante es saber que los días malos son momentos que pasan y se acaban. Y tú ni caso con las viejas francesas protestonas ;)
    Un fuerte abrazo, Sara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... totalmente de acuerdo Karima!

      Un abrazo :)

      Eliminar
  2. Eres increible Sara, me encanta leerte y me ayuda también. Llevo ya una temporada pensando que soy un bicho raro por que no hay manera de levantar cabeza, , últimamente tengo tantos días malos, tristes y llorones que estoy comenzando a pensar sinceramente que esto ya no puede ser SANO Y NORMAL. Pero ¿como haces que no te afecten tanto las cosas malas que suceden a tu alrededor? A veces pienso que me ahogo en un vaso de agua y por mas que lo intento.. no encuentro la manera de salir. Que complicada hacemos la vida. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holaaa Andrea!!

      Por una parte que bueno leerte, que te guste lo que escribo y que en ocasiones hasta te ayude, y por otro lado... que "menos bueno" lo que me cuentas... estoy más que segura que NO eres un bicho raro, eres una persona y por eso te pasa, porque a diferencia de los bichos (supongo que no todos y desconozco el mundo de "bichos") sentimos.
      Claro que me afecta Andrea, soy exactamente como tú. Lo bueno me hace feliz y lo malo me hace menos feliz. Lo único que hago es intentar ponerme un límite, un autocontrol, en el sentido de "pasa lo que tengas que pasar, pero sin pasarte". Cuando estoy mal y veo que se alarga más de la cuenta. me digo que algo tengo que cambiar... así que me pongo manos a la obra, y solamente por mí, porque lógicamente al igual que tú y el resto de los mortales, no queremos estar mal, siempre hay excepciones pero sé que no es el caso.

      Igualmente te escribo por privado y hablamos más tranquilamente :) besitos y sonrisas para ti!

      Eliminar